Turismoyrural . com
ISLA DE ONS





La Isla de Ons Pertenece al Ayuntamiento de Bueu, se encuentra en el noroeste de España, en la Comunidad Autónoma de Galicia, concretamente en la Provincia de Pontevedra y en el centro de las Rías Bajas, protegiendo la entrada de la ría de Pontevedra.

Tiene un longitud máxima de 6 km de norte a sur y una anchura máxima de 1,5 km. Su superficie es de 427,5 Hectáreas. La altura máxima se encuentra a 128 metros donde está situado el faro. Sin lugar a dudas, un lugar paradisíaco para pasear y para disfrutar de la tranquilidad de sus playas.

Por su riqueza natural y paisajística, la Isla de Ons es una de las componentes, junto a la de Cies, Sálvora y Cortegada del primer Parque Nacional de Galicia. Pero Ons posee también unas características socio-histórico-etnográficas que junto con su arquitectura popular marinera y su excelente gastronomía, la convierten en la Isla más interesante, no sólo del parque nacional sino de toda la costa peninsular española


Historia

La isla ya estaba habitada en la Edad de Bronce, como ha puesto de manifiesto los numerosos hallazgos (hacha de talón...) de materiales de esa época encontrados por toda la superficie isleña. Existen dos castros, Castelo dos Mouros y Cova da Loba; un sepulcro antropomorfo; restos de lo que pudo ser
el Monasterio o hábitat monacal de la Isla.
La primera referencia histórica data del año 899, en que fue donada al Cabildo Compostelano por los reyes Alfonso III el Magno, Ordoño II y Alfonso V.
En el siglo XVI, aparece la familia Montenegro como dueña de la Isla, al serle cedida por el arzobispo Gaspar de Zuñiga y Avellaneda, lo que se puede comprobar por los documentos existentes en el Museo de Pontevedra del forero pagador a Don Antonio Sarmiento Montenegro. Este asentamiento se vio obligado a huir a comienzos del siglo XVII por las aterradoras incursiones hacia la costa de los corsarios norteños y piratas turcos. Posteriormente fue pasada en herencia a los descendientes de Montenegro, que disfrutaron de su propiedad hasta el año 1810 cuando la Junta Provincial de Armamento y Defensa de la provincia de Santiago ordena defender la entrada de la Ría de Pontevedra. Para sufragar los enormes gastos, se decidió dividir la Isla en Acciones de Primera Clase a aquellos que quisieran trabajarla teniendo que pagar un canon a modo de impuesto.

Después de los conflictos entre la Iglesia y la Nobleza, se saldo a favor del Marqués de Valladares, el cual permite la instalación de una fábrica de salazón en las cercanías del muelle y se produce un cambio en la economía isleña. Tras la decadencia del salazón en 1929, es cuando toma un nuevo rumbo la Isla, fue vendida a Manuel Riobó por 250.000 pts. y forma en ella una Sociedad Mercantil que se dedica al secado y comercialización del pulpo. Hasta el año 1936 goza de una década de bienestar y prosperidad, ya que la abundancia del pulpo y el dominio de los isleños en el arte de pesca y de la típica embarcación, la Dorna, los convierte en principal punto de referencia cuando se habla de este cefalópodo en las Rías Bajas.
En 1936, con el estallido de la Guerra Civil y por las ideas políticas del entonces dueño de la Isla, Didio Riobó, es buscado y perseguido, por lo que toma la decisión de suicidarse, quedando los isleños desde ese momento en una situación de abandono e incertidumbre sobre su futuro y sus propiedades en la Isla.
La Isla es expropiada en el año 1941, por el Ramo de Guerra, y fue pasando a través de los años de un organismo a otro, COLONIZACIÓN, ICONA, IRIDA hasta que finalmente en el año 1984 fue transferida a la XUNTA DE GALICIA.
Hoy constituye un bien de dominio público, pero con una situación vecinal todavía pendiente de resolver, mientras que los vecinos, reclaman el derecho a la propiedad de las casa que ellos y sus antepasados han construido, el gobierno autónomo se dedica a realizar un estudio jurídico para solucionar esta insólita situación.

Lugares de interés turístico
Mapa de la Isla de Ons
O burato do Inferno: (el agujero del infierno) Se encuentra en la zona sur de la isla y es una peligrosa grieta que desciende verticalmente hasta el mar. Se puede entrar en barca por la parte de abajo. Esta cargada de leyendas y supersticiones que, por otro lado, son extremadamente abundantes en esta isla. "En los días de temporal se oyen los gritos y gemidos de las almas que ha atrapado el diablo", dicen los isleños. Probablemente, el origen de estas leyendas sea el temor que inspiraba a quienes se aproximaban a ella los sonidos que emitían los extintos Araos que antaño anidaban en su interior. Una cruz en el acantilado, que recuerda a un guardamarina que murió al resbalar en su traicionero borde y caer dentro, nos recuerda su peligrosidad.

Playa de Melide: Playa nudista situada en el norte. Probablemente la mejor de la isla. También es zona de acampada anárquica y desbaratada.

Playa de Pereiró: Durante la bajamar se ve el arrecife rocoso que dificulta el baño pero que permite intuir la gran riqueza de los fondos marinos que rodean las islas.

Playa de Fedorentos: En la ensenada de Fedorentos, frente a la isla de Onza. Es la más recogida y de difícil acceso. Tiene una cueva.

Mirador de Fedorentos: Situado sobre el acantilado, al sur.

Laxe do Crego: Es un islote con un sepulcro antropomorfo donde enterraron a un monje del monasterio que, en tiempos, hubo en la isla. Durante la marea baja se puede acceder desde la playa Area dos Cans.

Mirador de Punta Centolo: Situado en el extremo norte.

Faro: El primero data de 1865. Sufrió diversas mejoras hasta que en 1926 se construyó el nuevo, que actualmente funciona con paneles solares. Buenas vistas.

Ruta del Faro

Las tres rutas que se pueden hacer por la Isla de Ons comienzan en la iglesia, en las cercanías del pequeño puerto. En la primera de ellas seguiremos el sendero que nos lleva al Faro.

La iglesia fue construida a mediados del siglo XX. Antes de comenzar la subida podemos visitar el barrio de Caño con sus típicas casas y la Zona de Acampada. Iniciamos nuestra ascensión a los acantilados de Caniveliñas. Desde allí hasta el Faro, punto más alto de la isla con sus 128 metros, vamos por un camino desde el que existen unas preciosas vistas del océano. Recomendamos llegar al faro al anochecer y contemplar una de sus maravillosas puestas de sol.

Además de este camino, existe otro que nos lleva directamente desde el puerto al faro sin pasar por los acantilados. Existe la posibilidad de visitarlo tras haber solicitado una cita al farero.

Ruta Norte

En esta ruta, que parte nuevamente de la Iglesia, visitaremos la zona norte de la isla con alguno de los miradores más interesantes y conoceremos algo de la historia de la isla.

El primer arenal que nos encontramos en nuestro camino es la Playa de Area dos Cans. En ella se encuentra la sepultura antropomorfa de Laxe do Crego, a la que se puede acceder en marea baja.

La siguiente es la Playa de Canexol, en la que no es muy recomendable el baño por sus constantes corrientes. En ella se encuentra la antigua rectoral y escuela con dos hermosos hórreos en su patio posterior.

En nuestra siguiente etapa visitaremos otro de los vestigios que dejaron nuestros antepasados, el Castro y Cueva dos Mouros, pertenecientes a la Edad de Bronce.

Continuando nuestro camino entre las casas típicamente marineras llegamos al mirador de Fedorentos, desde el que divisamos una estupenda panorámica de la Isla de Onza, las cíes y toda la Ría de Pontevedra.

Muy cerca del mirador, se encuentra el Buraco do Inferno, una agujero de más de 30 metros que llega hasta el mar, produciendo un sonido ronco inolvidable. La entrada de este agujero por el mar lo podemos observar desde un cercano observatorio ornitológico muy próximo. La privilegiada situación de las islas la convierten en un hábitat perfecto para diversas colonias de aves marinas que las escogen para su cría o como parada en sus largas migraciones. Entre las especies que podemos ver está el cormorán moñudo, especie protegida, de color negro y gran buceador, o la gaviota patiamarilla. Alcatraces, pardelas y alguna que otra garza también se dejan ver desde este hermoso mirador.

Ruta Naturista

En esta última rutas recorreremos la zona más virgen de la isla, la parte norte. Como todas las demás, comenzamos en la iglesia. Muy cerca de ella, los restos de uno de los dos castillos que se construyó para defensa de estas costas de los temidos y continuos ataques a lo largo de la historia.

Después de un paseo de 2 km, llegamos a la Playa de Melide, la más amplia y hermosa de la isla. Su tranquilidad, su blanca arena y unas aguas cristalinas la convierten en el lugar elegido por numerosos naturistas que acampan en la isla para disfrutar como nadie de este paradisíaco entorno.

La ruta finaliza en el Alto do Centolo desde el que divisamos toda una panorámica de la parte norte de la Ría de Pontevedra y parte de la de Arosa.

Servicios

Permisos de acampada: www.iatlanticas.es

La Isla de Ons cuenta con una zona de acampada libre y gratuita. Aunque para usar el camping hay que solicitar un permiso de acampada con 15 días de antelación a la fecha de inicio del mismo. La zona de acampada está abierta del 1 de Junio hasta el 30 de Septiembre.

En la zona de O Curro, cerca del embarcadero, hay un puesto de la cruz roja, teléfono y varios restaurantes que, además de comidas, ofrecen habitaciones.

Casa Acuña Tel.: 986.687.699 / 986.687.232 / 696.991.988.
Dispone de 20 habitaciones dobles con baño, y 6 apartamentos de dos habitaciones, baño, cocina, salón

Casa Checho Tel.: 986 687 767 / 986 687 698. Hostal de 12 habitaciones.


Las siguientes compañías hacen el trayecto a la Isla de Ons durante Semana Santa, fines de semana de mayo y período estival:

- Cruceros Illas de Ons. Tlf. 608087181 / 627900017. Fax: 986 320953. Embarques: Bueu.
- Cruceros Rías Baixas. Tlf. 986 731343. Embarques: Marín, Sanxenxo y Portonovo.
- Naviera Illa de Ons. Tlf. 986 320048. Embarques: Bueu.
- Naviera Mar de Ons. Tlf. 986 225272. Embarques: Marín, Sanxenxo y Portonovo.
Turismoyrural . com